miércoles, 28 de enero de 2015

Los papis cantores


Así es como bauticé al grupo de valientes papis que se atrevieron a formar un divertido coro para amenizar una mañana a nuestros pequeños.
   
La idea surgió por el simple hecho de compartir una bonita tradición. Me inquietaba un poco, la verdad sea dicha, el hecho de que los niños no hicieran ningún tipo de fiesta para los padres. Crecen tan rápido que sería estupendo compartir todo lo posible con ellos en diversas actividades.
  
Siempre se han hecho teatrillos o pequeñas representaciones para el disfrute de papis, abuelos y demás familiares. En el día de la visita de los Reyes, ¡es todo tan rápido!
   
Entiendo que por el tema de la carencia de instalaciones y el gran número de niños sea una misión casi imposible (espero que algún día sea posible) y entonces pensé, ¿bueno? si ellos no actúan para nosotros ¿porque no nosotros para ellos?
  
Comenté la idea con Cristina y Rocío, las  otras mamis delegada de primero de infantil y les pareció algo divertido así  que lo comente con el maestro, el a su vez con los otros profes y total ¡nos dieron un día para poder actuar! Jajaja!!!
   
Fuimos animando en nuestras clases a los papis hasta que formamos un curioso grupito. Nos reunimos un par de veces para definir los villancicos y atrevernos a cantar en público.
   
Total y lo más importante, llego el gran día, lleno de entusiasmo y nervios.
   
El director del  cole nos dejó ensayar en el comedor y ahí fue la auténtica prueba de fuego, con guitarra, panderetas, botella de anís y un par de papis que nos supieron llevar por el tono perfectamente.
   
El ver la carita de nuestros peques no tiene precio. Se quedaban boquiabiertos saliendo de sus clases al pasillo y mirándonos con cara de sorpresa con nuestros gorros de papa Noel, cuernos de arce o árboles de navidad que llevábamos en las cabezas.
  
Empezamos a cantar y adiós nervios. Que sensación más bonita por Dios.
   
Los niños y los profesores sonreían y algunos hasta se animaban a seguirnos y cuando terminamos nos aplaudieron y gritaban!!!Ooootra, ooootra¡¡¡. Que caritas de ilusión.
   
De allí, con el ánimo subidísimo nos fuimos hasta el edificio de “los mayores”.
   
Poco a poco también fueron saliendo de sus aulas con caras de más sorpresa si cabe y fueron llenando el pasillo central y escaleras con sus cabecitas asomadas.
   
Empezamos a cantar y un ánimo general de mucha alegría inundo el edificio. Los aplausos y vítores fueron aún más fuertes si cabe (eran mayores, jijiji). Vaya ovación nos llevamos y con qué subidón salimos de allí.
   
Realmente para todos fue una experiencia muy bonita y positiva.
   
Espero que esto haya sido solo el principio de una tradición que se repita otros muchos años y quien sabe….¡ Ahora llega el Carnaval !

                                                                                                                        Marta López Aracil






2 comentarios:

  1. Muy bonito Marta, y enhorabuena porque has sabido expresar lo que "Los papis cantores" sentimos ese día tan especial. Sin duda estoy deseando poder repetir esa experiencia tan gratificante para niños y no tan niños.
    Patricia.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Patricia, Marta. Creo que hablo en nombre de todos los papis cantores cuando digo que para nosotros ha sido una experiencia inolvidable. Que más allá de nuestra preocupación por la falta de afinación, que en todo momento quedó eclipsada por las ganas que pusimos en que todo saliera lo mejor posible, más allá de esos tonos a los que casi no llegábamos (por cierto, vaya tela la que nos dio la "Marimorena", jajaja....), más allá del hecho de que fuese nuestra primera vez, más allá y frente a todo éso, se impuso nuestro enorme interés por hacer felices a nuestros niños y niñas. Y, a juzgar por sus caritas, parece que sí lo conseguimos. Y me uno a tu deseo de que ésto no se quede aquí, que esta maravillosa tradición continúe, pues las experiencias que hacen sentir tan bien a todo el que toma parte en ella no deben desaparecer nunca. Gracias a todos los papis cantores, a los responsables del cole que nos prestaron su apoyo, y sobre todo, a nuestros niños y niñas por hacer que aflorasen en nosotros esos sentimientos tan inexplicables, que seguro, ninguno olvidaremos.
    Eva.

    ResponderEliminar